Tipos
En esta sección conoceremos las diferentes variedades de tofu, que pueden ser tan numerosas como las del queso occidental. Estas diferencias se consiguen variando el grado de coagulación y prensado de la cuajada de leche de soja. Las variedades de tofu se dividen en 2 categorías principales, el fresco y el procesado:


TOFU FRESCO

Es el tofu tradicional, el que preparamos con la caja Tofu3. El más común en las tiendas, normalmente se vende sumergido en agua para mantenerlo fresco. En función de su contenido en agua se pueden diferenciar 2 variades:


Tofu suave o de seda (Silken tofu)
Se trata de un tofu semilíquido. Es el tofu con mayor grado de humedad debido a que durante su elaboración se le extrae menos líquido, o simplemente no se le extrae. El tofu sedoso es un sustituto versátil de los productos lácteos y los huevos, sobre todo para los batidos y postres horneados.


Tofu firme, común, tofu algodón (Momen tofu)
Es un tofu sólido, el habitual, de textura similar a la de un flan firme. A diferencia del tofu de seda, para su elaboración la cuajada es prensada para retirar el suero. Su nombre proviene de su método de preparación, ya que tradicionalmente se obtiene prensando la cuajada envuelta en un paño de algodón, como en el caso de utilizar la caja Tofu3.




TOFU PROCESADO

Existen diversas formas de tofu procesado, muchas de ellas ideadas por la necesidad de preservarlo y aumentar su vida útil y durabilidad.

Congelado
Al congelarlo se aumenta su vida útil. Los grandes cristales de hielo que se forman en su interior dan como resultado la formación de pequeños poros, adquiriendo una textura similar a la de la carne cocinada.

Ahumado
El ahumado es una técnica de conservación alimenticia que también se puede aplicar en el tofu. Consiste en someterlo a una fuente de humo proveniente de fuegos realizados de maderas de poco nivel de resina.

Deshidratado
Es consumido generalmente en Japón. No requiere refrigeración, simplemente se rehidrata antes de su consumo.

Marinado
Se trata de tofu escabechado, cebichado o adobado. Dependiendo de la técnica utilizada, además de potenciar su sabor se puede prolongar su vida útil.

Encurtido
Es un tofu secado y fermentado al aire que se introduce en una salmuera junto con otros ingredientes, por ejemplo: vino chino, vinagre, pasta elaborada a base de arroz y soja. Conservándolo y dándole al tofu una textura y sabor totalmente diferentes a las del fresco.


Frito
Todas las formas de tofu fresco se pueden freír. Al freírlo en láminas finas, tipo chips, se incrementa su durabilidad y adquiere un nuevo sabor y textura.



Para obtener tofu de sabores y texturas únicas también se utilizan otras técnicas. Para potenciar su sabor se consume aliñado, ahumado, al ajillo, especiado, con hierbas, dulce, con algas, etc. Y la manera de trocearlo nos abre un abanico de posibilidades:

Triturado, rallado o batido
Para espesar sopas o salsas, hacer bechamels, rellenos de canelones y lasañas, crêpes, tortitas, quiches o tartas de verduras, hamburguesas, embutidos, salchichas, croquetas, patés, batidos y postres con frutas...

Cortado en lonchas
Se pueden hacer a la plancha, rebozados, al vapor, incluso adobado para comer tal cual, con cereales o verduras, o bien en bocadillos...

Cortado en juliana
Se pueden hacer unas "patatas fritas" diferentes, espaguetis, tallarines o fideos.



En nuestra sección recetas podréis aprender más sobre la preparación de los diferentes tipos de tofu y sus numerosos usos culinarios.

¡Bon appétit!